Únete a nosotros
Síguenos

MARQUES DE CACERES ROSADO 750ML

Denominación de Origen Calificada. 750ml. 13.5% vol. alc. Rosado seco de uva tempranillo. Frutos rojos sobre fondo floral en nariz. Delicioso y elegante en la boca. Servir de 8-10º en aperitivo o con gastronomía mediterránea, barbacoas y carnes blancas. Contiene sulfitos. Embotellado por Unión Vitivinícola, S.A. Producto de España.
Fabricante: Marqués de Cáceres

Enrique Forner comerció con Vinos desde niño. Su abuelo y su padre fundaron en 1920 ‘Vinícola Forner’, un negocio familiar dedicado a la producción, comercialización y exportación de Vinos en Sagunto (Valencia). Después del exilio en Francia, regresa a España en 1968 y, como un siglo antes bodegueros y negociantes bordeleses eligieron Rioja huyendo de la filoxera, optó por Rioja y Cenicero, el corazón de La Rioja Alta, para continuar su gran sueño. Enrique Forner recurrió a su amigo, el profesor Emile Peynaud, auténtico revolucionario del cultivo y la elaboración del Vinos de Burdeos en los años 70 y 80, para impregnar Rioja de ese mismo espíritu renovador. Aplicó las nuevas técnicas de cultivo y elaboración con las que su amigo estaba triunfando en Burdeos: control de viñedos, selección de uvas, elaboración en frío para extraer los aromas primarios, crianza en roble francés nuevo y seminuevo, y largos afinados en botella para potenciar las grandes virtudes del tempranillo en Rioja, es decir, la finura y la elegancia.

$8.99



Lugar de Origen
España

Enrique Forner comerció con Vinos desde niño. Su abuelo y su padre fundaron en 1920 ‘Vinícola Forner’, un negocio familiar dedicado a la producción, comercialización y exportación de Vinos en Sagunto (Valencia). Después del exilio en Francia, regresa a España en 1968 y, como un siglo antes bodegueros y negociantes bordeleses eligieron Rioja huyendo de la filoxera, optó por Rioja y Cenicero, el corazón de La Rioja Alta, para continuar su gran sueño. Enrique Forner recurrió a su amigo, el profesor Emile Peynaud, auténtico revolucionario del cultivo y la elaboración del Vinos de Burdeos en los años 70 y 80, para impregnar Rioja de ese mismo espíritu renovador. Aplicó las nuevas técnicas de cultivo y elaboración con las que su amigo estaba triunfando en Burdeos: control de viñedos, selección de uvas, elaboración en frío para extraer los aromas primarios, crianza en roble francés nuevo y seminuevo, y largos afinados en botella para potenciar las grandes virtudes del tempranillo en Rioja, es decir, la finura y la elegancia.